Freelancers vs empleados

Cuando se está buscando un profesional para realizar un proyecto, hay varias consideraciones a tener en cuenta. Actualmente, con el gran número de profesionales que prestan servicios freelance, resulta fácil descubrir por qué cada vez más personas y empresas prefieren contratar ese tipo de profesional en lugar de alguien que trabaje a tiempo completo.

Para entender mejor esta comparación, echa un vistazo a algunas de las ventajas y desventajas de contratar un profesional de tiempo completo y un freelancer:

1- Practicidad

El freelancer que trabaja en casa y no necesita desplazarse hasta un punto específico para trabajar, elimina muchos costos indirectos. Con eso, es posible, incluso ofrecerle tasas y gratificaciones más altas.

Lo que, convengamos, es mucho más difícil de hacer con el profesional full time que no trabaja vía remota.

2- Costos

En general, el freelancer es responsable de sus propia cotización y otros costos que él necesita pagar. El profesional ya hace estos cálculos naturalmente y los incluye en su precio final. Esto genera que los costos que la empresa debe afrontar sean mucho más claros, y adecuados.

3- Adaptación

Los freelancers tienen mucho más facilidad para adaptarse y entender proyectos diferentes. Por eso, la posibilidad de que ellos entiendan lo que necesitas es mucho mayor. Esto sucede porque los profesionales casi siempre trabajan en más de un proyecto y conocen a clientes y situaciones diferentes, lo que los hace mucho más adaptables.

Lo opuesto ocurre cuando se trata de una contratación por tiempo completo, en que el profesional a veces queda años en una misma función realizando la misma actividad.

4- Autonomía

Otra gran ventaja de contratar a un freelancer es la autonomía que él desarrolla para trabajar en tu idea. Además, con su capacidad de visión y adaptación que mencionamos anteriormente, resulta aún más fácil que traiga nuevas y buenas sugerencias para hacer los resultados finales aún mejores. Y quien gana eres tú.

5- Flexibilidad

Con sinceridad, el principal motivo por el cual muchas personas deciden trabajar con freelas es porque les gusta la idea de la flexibilidad de horarios. Ellos definen sus horas de trabajo y concilian con sus otros compromisos.

Esta flexibilidad puede ayudarte también, como cliente. Por ejemplo: ciertos correos electrónicos, acciones y/o actualizaciones se pueden hacer en horarios que un profesional full time no conseguiría; como un viernes por la noche o un domingo por la mañana, siempre que el freela esté disponible.

6- Experiencia

En la modalidad freelance resulta mucho más fácil encontrar a la persona ideal que haga un trabajo muy específico y de acuerdo a lo que necesitas. Alguien que sea experto en diseño, otro que sepa bien cómo manejar las redes sociales, etc.

Por tener una burocracia mucho mayor, resulta difícil hacer lo mismo con profesionales que no trabajan freelance. Tendrías que contratar varios profesionales para diferentes áreas, con un proceso mucho más lento para cada uno.

7- Relacionamiento

Gran parte de los freelancers siempre están dispuestos a trabajar una vez más con el mismo cliente. Si la asociación entre ustedes ha sido exitosa y quieres contratarlo una vez más, la probabilidad de que esto suceda y lograr resultados óptimos es grande.

Sin vínculos muy duraderos y “enyesados” es más fácil la relación entre cliente y profesional.

8- Medios de Pago

Contratando a un freelancer podrás encontrar más opciones para las formas de pago. En Workana, por ejemplo, al crear tu proyecto y después de elegir el profesional que lo realizará, puedes elegir transferencia, tarjeta de crédito o Paypal.

Además, sólo realizas el pago cuando estés 100% satisfecho con el trabajo y de acuerdo con las entregas realizadas por el profesional

Con un trabajador fijo la burocracia es mucho mayor – y las tasas también. Además del hecho de que el sueldo se pacta como un monto fijo, sin la posibilidad de ajuste en caso de menos trabajo o proyectos.

9- Control

Como el acuerdo entre cliente y profesional es hecho previamente, es posible tener un mejor control de caja, sin horas extras ni gastos imprevistos. Así, es más fácil controlar los gastos por proyecto de manera mucho más efectiva de lo que sería con un profesional de tiempo completo.

 

10- Deadlines

Este es un factor muy positivo en la contratación de un freelancer. Este tipo de profesional está más que acostumbrado a los deadlines: plazos de entrega y otras exigencias para concluir el trabajo. Como sus ganancias financieras dependen sólo de él mismo, sabe que necesita cumplir metas y plazos de manera correcta y eficaz.

Por otro lado, el profesional fijo puede terminar llevando más tiempo para un determinado proyecto o incluso involucrarse en más de una tarea a la vez, comprometiendo la entrega final.

Con eso, al decidirse por el freelancer, una vez más, quien gana es el cliente.